.

.

Seguidores

miércoles, 5 de agosto de 2015

AL DESPERTAR


AL DESPERTAR

Al despertar esta mañana
(Todavía no se, si fue un sueño,
O tal vez, una ilusión sonora.)
Sentí tu aliento y tu voz,
Que en el teléfono,
Me decías: “Buenos días amor, ya es hora”
Volví  a dormir…
Y entre nubes y caminos en el  cielo
Cogidos de la mano, recorrimos el mundo
De nuestros propios sueños.
Desperté y supe, que este  día,
Podía ser igual a otros días; monótono, rutinario y feo.
Pero no es posible:
Pues tu corazón, por un instante, latió cerca del mió
Y entre suspiros, volvieron a encontrarse,
En medio de un silencio corto,
Donde ninguno de los dos, hablamos.            
Donde el cielo y la tierra se juntaron,
Donde el tiempo dejo de existir por un instante;
Donde la vida, el amor y la locura
Nos mostraron, que aunque estemos separados,
Nunca volveremos a estar solos,
Nunca seremos dos… Siempre uno…
Porque nuestras almas se fundieron
En el momento en que fuimos creados.
Seguiremos felices…
Sabiendo, que aunque lejos, nos amamos… 
Eva

Viernes 17 amanecer del sábado 18 de abril 2009
Publicada  el miércoles 5 de agosto de 2015

Derechos de Autor Reservados

1 comentario:

  1. Un sueño, una llamada de teléfono, un recuerdo...
    todos y cada uno nos pueden transportar a otro mundo,
    un mundo que quizás nos creemos para vivir de nuestros recuerdos.
    A mí me gustaría soñar los sueños que yo quiero
    y aunque no me gusta el teléfono, no me importaría
    recibir cada mañana la llamada que espero. Rodri

    ResponderEliminar