.

.

Seguidores

martes, 31 de julio de 2012

MI PARAÍSO







               MI PARAÍSO                     

En las playas tranquilas de  mis sueños,
Voy creando caminos de ilusiones,
Espero milagros de amor y de consuelo
En la unión del cielo  y de la  tierra.

Cada vez que estoy triste,  corro a ellas,
 Y,  en su soledad,  yo me refugio 
Para encontrar la paz  y  la alegría
Que me llevan a soñar, de nuevo.

El mar… Me habla… Me acaricia…
Sus olas, son las palabras de consuelo
Que al chocar contra las rocas, me repiten…
No llores… Ama… Simplemente… ¡Ama... Ama!...

He buscado,  en el camino de mi vida,   
El amor del hombre que he soñado.
Y siempre… Siempre…El destino…Me lo quita...
Y me demuestra que el amor,  para mi… Esta vedado.

Pero sigo soñando…
Hago de mi soledad…Mi  compañera…
Y con  las palmeras, cantamos... ¡A la vida!… ¡Al amor!…
 ¡A  la quimera!… Y... Mis fantasías se repiten… 

 Son negras… Llenas de tristeza … Llegan…
 Como Neptuno…  Como ese dios del mar y la tormenta.  
Y  le  dejo partir… Como siempre, renuncio…
A la tranquilidad,  o  a  la paz que el me ofrezca.

Entonces… Escribo… Escribo
 Mil y mil veces… Escribo... Un  nombre en la arena,
Un te quiero… Un abrazo… Un  beso…
Una historia de amor…Otra quimera…

Para volver a soñar…
Para  volver a renunciar de nuevo...
Eva
Martes, 31 de Julio de 2012
Derechos de Autor Reservados  





2 comentarios:

  1. Tú, añoras el mar y yo escribo al desierto, tú escribes a un desierto ondulante de azules aguas, unas veces en calma que llegan a la playa y apenas retrocede, otras bravo y poderoso, que se estrella contra los acantilados impulsado por los vientos que bailan con las palmeras de las playas. Yo sin embargo escribo sobre un mar de arenas, cálidas y ardientes a la vez, a veces quietas, a veces móviles y amenazantes que hieren y ciegan, que desorientan al que se adentran en él e incluso hace que pierdan su vida, el mar también en u cementerio de muchas fosas. El mar y el desierto son semejantes, uno inspira melancolía, amor, nostalgia, deseos,... el otro el desierto es: enigmático, peligroso, solitario, impasible, etc. Solo cuando no se le conoce y no se le ama.
    Sigamos escribiendo al mar, al desierto, al cielo, a las nubes, al bosque, al... Pero no denostemos a ninguno e intentemos comprenderlos y amarlos a todos y cada uno de ellos en lo que valen y nos inspira.
    Como siempre preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Hola Eva. Soy Adriana la amiga de Luis Alfonso.

    Que exquisita es tu poesía, certera, profunda y llena de matices. Sabes acariciar el alma a través de las letras.

    Te mando un gran abrazo fraternal.

    ResponderEliminar