.

.

Seguidores

martes, 17 de febrero de 2015

SOLO SE



SOLO SE

Llegó la hora de decir adiós…
Todo llega y se va, todo termina.
El principio y el fin, estaba escrito
En cada capítulo de la historia
Que juntos, escribimos…
¿Ahora?… retomaremos el camino…
Ese camino, que juntos caminamos
En el cual, aprendimos amar el infinito,
La flor pequeña perdida en la montaña,
El murmullo cantarín de aquel arroyo,
La fragancia de un jardín imaginario.
La rosa que siempre, juntos encontramos…
La magia de un suspiro y un te amo
Que nunca, nos dijimos y siempre… lo soñamos.
 Aprendimos amar… amando…
Aprendimos a soñar… soñando…
Y ahora solos... seguiremos,
Aprendiendo a olvidar… lo ya olvidado.  
Llegamos tarde. Yo, a tu vida ¿y tú? a la mía…
Nada tengo de ti, nada te dejo…
Solo sé… que aprendí amar, amando.

Eva

Martes 17 de Febrero de 2015
Derechos de Autor Reservados


2 comentarios:

  1. Simplemente, PRECIOSA.
    Es imposible aprender amar si no es amando.
    Hoy no tengo tiempo para más aunque me gustaría, analizarla con más detenimiento. No tengas la menor duda de que lo hare y seguro que te lo contaré.
    Enhorabuena por estas corta pero a la vez muy profunda e intensa poesía. Rodri.

    ResponderEliminar
  2. Te dije ayer que lo haría y como puedes ver lo he hecho.

    Es duro decir adiós a algo que has querido
    y aunque el amor termine nunca del todo termina.
    Es difícil el cerrar un capítulo de nuestras vidas,
    y volver a caminar por otras sendas distintas.
    Es difícil rememorar esa vida ya vivida
    y recordar los momentos, que uno nunca olvida.
    Todos aprendemos a soñar, soñando,
    a amar, amando, pero es tan difícil olvidar,
    cuando uno no quiere olvidar olvidando.
    No amiga mía, nunca llegamos tarde para retomar la vida,
    solo tan solo hay que saber adaptarse
    al momento que nos brindan.
    Y que bien dices amiga.
    Solo sé… que aprendí amar, amando.
    Y eso nunca se olvida.
    PD. Tú sabes mucho.

    ResponderEliminar