.

.

Seguidores

domingo, 3 de abril de 2016

UN DÍA DESPUÉS




UN  DÍA DESPUÉS

La luz de un nuevo amanecer,  
Se oculta en la neblina de una mañana  triste, 
Muy quieta y silenciosa.
Donde el  viento es tan frío, como fría, está mi  alma. 

La noche… fue una noche, oscura…
Sobresaltada…extraña…
El ruido del silencio…era tan fuerte, tan agudo,
Que nada lo apagaba.
El corazón latía tan pasito, que no se escuchaba…
La mente estaba en blanco...
No se pensaba en nada…
La respiración, como un sollozo
 A veces, resonaba como una  melodía
En medio de un silencio, que ahogaba.  

No sé, no soy consciente...
Si seguía despierta,  o estaba ya dormida.
Pero de pronto, mi propia soledad...
Me repetía: Algo  que no quería  oír, 
Y que... no quiero... no quiero... escuchar.
Algo que me da miedo, una realidad...
¡Talvez una verdad!  ¡Quizás, una mentira!
 Que yo no acepto, que no puedo aceptar...

Y que en esta mañana,  fría, oscura y triste...
He comprendido que es verdad… Que es una  realidad...
Que no puedo negar...
Eva
Domingo tres de abril de 2016

Derechos de Autor Reservados



1 comentario:

  1. Tristes son estos versos, pero quizás son el puro reflejo de la vida. A veces confundimos la realidad con sueños, y otras creemos que la verdad es la mentira. Un saludo Rodri

    ResponderEliminar