.

.

Seguidores

jueves, 11 de febrero de 2016

SOLO A TI

SOLO A TI
No es osadía que pienses 
Que solo a ti te busco,
Solo  ti, en cualquier lugar.
Te busco, porque te  me pierdes,
Te busco,  porque al no encontrarte,
Mi soledad es mortal.
Te busco, porque al buscarte,
Es por que no estas
Perdiéndome  en la oscuridad,
De  noches silenciosas, sin estrellas,  
 Donde la  luna, también desaparece, en la oscuridad.
Por ello, te busco.
Te busco en toda parte.
En el ocaso,  cuando el sol se oculta,
Cuando, en la mañana, sale alegre y dispuesto
A demostrar que es el amo, que es la vida,
Que es el rey y nada más.
Te busco, en el arroyo cristalino,
En la montaña, en el sonido de la mañana
O en el silencio de la soledad.
Te busco cuando escribo, cuando sueño,
O cuando recorro tus caminos,
Para saber dónde estás.
Te busco también, en la ciudad.
Te encuentro a vece, en la sonrisa de un niño,
En la triste y soñadora mirada de un anciano.
A veces, te encuentro en la melodía de nuestro violinista
O en la loca carrera, del que busca sus  sueños,
Que siempre están perdidos.
O en mis suspiros, al  inventar un cuento.
Pero no es igual.
Cuando tu estas… todo es distinto…
Eres la brisa que refresca,
La promesa de un encuentro,
Eres la risa, juguetona del amigo,
O el maestro que todo lo sabe y por ello,
Regaña, corrige y hasta reprende,
Si no es, que te  cansas, de guiarme por el mundo
De fantasías, que he inventado para nosotros dos.
No lo dudes, solo  a ti, te extraño…
Solo a ti, te busco, solo a ti. 
Solo a ti y a nadie más.
Eva
Jueves 11 de febrero de 2016  

Derechos de Autor Reservados

2 comentarios:

  1. Es extraño asimilar
    que a ti te están buscando
    en lo profundo del mar,
    en el mirar de un extraño,
    en la sombra al pasar,
    en la sonrisa del niño
    que sonríe sin mirar
    porque él tiene el cariño,
    que a otros no se lo dan.

    Es difícil asimilar
    que eres tú el motivo
    de unos sueños
    que se quisieran soñar.

    Es difícil asimilar
    que te tienen en lo más alto,
    si el pedestal es tan alto
    quizás puedas resbalar
    y te hundas
    en lo profundo del barro.

    Amiga mía;
    tan solo soy un hombre más,
    con más falta que un partido
    que juegas con tu infame rival.
    No me tengas tú tan alto
    que no quiero resbalar y caer
    y convertirme en un extraño,
    quiero seguir siendo yo,
    el menor de lo humanos
    que escribe para sí
    porque el soñar es muy sano
    y además es humano el soñar y el sentir.

    PD. Tampoco sé que merezco
    esos tus lindos comentarios
    que dejas en mis poemas
    tan sencillos y tan llanos.
    Gracias amiga mía por tenerme en lo más alto. Un abrazo Rodri

    ResponderEliminar
  2. dulce y ternura infinita de alguna èxtraña manera

    ResponderEliminar