.

.

Seguidores

lunes, 3 de agosto de 2015

EN LA NOCHE


EN LA NOCHE

Me detuve y escuche tu voz
En el suave silencio de esa noche fría…
De lloviznas…de nostalgias… de miedos…
Y en medio del silencio… de mi silencio…
Viaje por el tiempo buscando recuerdos
De aquellos momentos
En que tu voz se perdiera en la oscura neblina
De aquel lejano y frío invierno.

Al vacío mire…y al vacío se fueron mis suspiros.
¡Oh Dios! Al escucharte.
Comprendí…
Que era nuestra historia,
Tú  historia, mi historia.
Que tus sentimientos, eran nuestros sentimientos…
Mis sentimientos…
Y no supe…
Si era tu voz, o la mía, la que resonaba
En el silencio de esa noche fría,
Oscura… de magia… de poesía…

Recode entonces… que la primavera
Ya no  llega a mi vida…
 Que el verano no existe…
Que cuando el silencio llegó
Llegó el olvido…
Donde el invierno frío, sepulto sueños, ilusiones,
Alegrías y también, desvaríos.

Voy al riachuelo… al nuestro…
Observo la belleza de sus aguas cristalinas,
Juego amorosa, con los juncos, con los mimbres…
Y escucho, al cerrar los ojos,
El cantarín y armonioso sonido
De sus aguas… cuando...  
Las acaricio con mis manos.
Pero, mi amor… murió.
Murió en ese invierno
Donde no hubo palabras.
Donde el sonido de tu voz quedo sepultada
En un alud de nieve de la montaña blanca.

¿Yo? Como el viejo roble, he muerto…
 Y ni él,  ni yo, volveremos a la vida
Porque tu amor, nos falta.

¡Cómo quisiera hablarte, si pudiera!
Como quisiera decirte: yo te amo.
Como, quisiera correr hasta tus brazos
Y en un beso entregarte el corazón… la vida…
Pero en el alud de la montaña, blanca
Enterró, con realidades, tu amor, mi amor
Y  la esperanza.

¡Como quisiera decirte lo contrario!
¡Como quisiera!...
Eva
Escrita el domingo 26 de mayo de 2013
Publicada el lunes 3 de agosto de 2015
Derechos de Autor Reservados   

1 comentario:

  1. Es muy triste pensar que la primavera que se fue no vuelve,
    que solo existe para nosotros el frío y crudo invierno,
    que se escucharon sus pasos al partir en el silencio,
    que el roble se secó y nunca más volvio a dar sombra en el verano ardiente.
    Pero no; amiga mía, las primaveras vuelven cada año al terminar el invierno
    y en el troco seco y carcomido del roble que parecia que ya habia muerto,
    yo he visto yo un retoño florecido con los primeros rayos de sol despues del crudo invierno.
    Muy triste pero a la vez muy profunda. Rodri.

    ResponderEliminar