.

.

Seguidores

miércoles, 8 de abril de 2015

LA NOCHE DEL AYER II




LA NOCHE DEL AYER II
El mañana sin el hoy, no existe…
El ayer, sin el mañana, es nada…
Sin un saludo no habrá una despedida,
"Sin un hola, no hay un adiós"
Tú, bien lo dices…
  Si no partes, jamás  habrá regreso.
 Si no has muerto, puede, que  estés vivo.
Porque también…
Puedes estar vivo, estado muerto.
La noche del ayer… no existió.
 Porque no hubo un ayer.
 Porque no hay, ni  habrá, un mañana.
Ni tampoco… un hoy.
Porque la arena del reloj del tiempo,
Ha quedado esparcida en la noche del ayer…
O  en el hoy, que no será nunca… un mañana.
Esa noche mágica del ayer, que he recordado
O inventado…
Pudo ser… una ráfaga de viento…  
La suave  brisa…  de un recuerdo…
Algo que imagine… que no fue nada.
Porque solo es, o fue, un pensamiento.
La idea loca, de un soñador  bohemio
O de alguien, que solo existe…
En las cuartillas amarillentas de un cuaderno
Abandonado en la buhardilla fría
De nuestros pensamientos…
La noche del ayer, es diferente…
Porque hasta ahora, la estamos inventando
Sin un mañana, sin un hoy… sin nada… 
Eva
Miércoles 8 de Abril de 2015
Derechos de Autor Reservados



1 comentario:

  1. Qué triste, que no exista un mañana
    por no haber existido un hoy.
    Es verdad que el ayer sin el mañana
    apenas es nada.
    Y que si no hay un hola nunca jamás
    habrá una despedida.
    Pero eso no tiene por qué suceder
    si tú te lo propones.

    La noche de ayer yo sé que existió
    aunque tú pretendas
    que solo fue un sueño de una noche perpetua.

    Yo sé bien quien marcó el compás del tiempo,
    como lo hace siempre fue,
    ese reloj de pared tu confidente fiel
    que hay en tu aposento.

    Sobre tu tocador quedó esparcido
    el polvo del cometa que cruzó el cielo
    de la noche aquella.
    Y también yo sé, que aquel cuaderno
    que hay en tu buhardilla en el cajón secreto
    tiene en los renglones de sus viejas cuartillas
    escritas las palabras que a ti te fueron dichas.

    Sí, quizás sea un sueño la noche del ayer,
    quizás sea, también una pesadilla
    que da gusto vivirla
    y volverla a vivir aunque sea mentira.

    La noche de ayer nunca ha sido mentira.

    Muy bella y además muy profunda. Rodri.
    PD. Perdona que me meta en tus sueños,
    aunque estos sueños esten escritos.

    ResponderEliminar