.

.

Seguidores

domingo, 26 de mayo de 2013

UN POETA EN LA NOCHE



Basada en la poesía de mí amigo y con su autorización
El Poeta Rodríguezrodri, Español
Palabras solo Palabras
"Háblame amor mío" 

(http://versosempolvados.blogspot.com/)





UN POETA EN LA NOCHE

EL POETA…DIJO:
“¡Háblame amor mío! ¡Háblame!
Que el amor está en las palabras”.
Eva:
Me detuve entonces y escuche tu voz
En el suave silencio de esta noche fría…
De lloviznas…de nostalgias…Y miedos…
Continúo…El Poeta:
“Háblame, no te olvides de hablarme amor mío.
Que el amor con la mudez se lo lleva el tiempo,
Que el silencio solo se escucha en el silencio”.
Eva:
Y en medio del silencio…De mi silencio…
Viaje por el tiempo buscando recuerdos
De aquellos momentos
En que tu voz se perdiera en la oscura neblina,
De aquel lejano y frío invierno.
El poeta…Habló de nuevo: 
“Que la ausencia de tus palabras
Solo deja un vacío en el vacío.”
Eva:
Y al vacío mire…Y al vacío se fueron mis suspiros.
El poeta  entonces… Dijo:
“Porque el amor se aleja cuando el silencio
Se hace presente entre nosotros.”
Eva:
¡Oh Dios! Al escucharlo. Comprendí
Que su historia, era mi  historia,
Que sus sentimientos, eran mis sentimientos
Y no supe…
Si era tu voz, o la mía, la que resonaba
En el silencio de esta noche fría,
Oscura… De magia… De poesía…
El poeta… Suspiro  al continuar:
“¿Ves amor? Observa en la ribera de los ríos
Cuando la primavera llega.”
Eva:
Entonces… Recode que la primavera
Ya no  llega a mi vida…
 Que el verano no existe…
Que cuando el silencio llegó
Llegó el olvido…
Donde el invierno frío
Sepulto sueños, ilusiones,
Alegrías y también desvaríos.
La voz del poeta…Se escuchó de nuevo:
 “¿Has visto, como le habla la corriente
A los juncos y a los mimbres?
¿Cómo el sauce baja sus ramas
Hasta besar las cantarinas aguas,
Para escuchar la melodía que lleva?”
Eva:
Ya… Solo camino en sus orillas.
Ya… Solo lo alimento con mis lágrimas.
Ya… No observo la belleza de sus aguas cristalinas,
Ni su juego amoroso con los juncos y los mimbres,
Ni el cantarín y armonioso sonido
Al chochar, con tus manos y mis manos.
¿Recuerdas?  ¿Que yo no conocía
Ni a los unos, ni a los otros?
Y me enseñaste a conocerlos y admirarlos.
La voz del poeta… Se convirtió en susurro: 
¿Cómo el olmo viejo vuelve a echar retoños
En los bordes de sus cicatrices viejas?
¡En las primaveras tardas
Que siempre a destiempo llegan!
Eva:
Sí… Pero mi amor… murió…
Murió en ese invierno
Donde no hubo palabras.
Donde el sonido de tu voz quedo sepultada
En un alud de nieve de la montaña blanca del olvido.
Entre  suspiros… El poeta volvió a hablar:
¿Ves cariño mío, como la nieve
Abraza a la cumbre solitaria?
¿Cómo el viento del Norte susurra
Al oído de la gruta en la montaña?
¿Has oído amor mío, como la niebla
Y las nubes hablan al viejo roble?...
¿Y se escucha su voz entre las ramas?
Eva:
Yo… Como el viejo roble, he muerto…
Y mis heridas, las que me mataron,
Ya no retoñarán porque tu amor le falta.
Y se oyó un grito de dolor y nostalgia…
Del   poeta que canta:
¡Háblame amor mío! ¡Háblame!
Que el amor está en las palabras.
Eva:
¡Cómo quisiera hablarte, si pudiera!
Como quisiera decirte, yo te amo.
Como, quisiera correr hasta tus brazos
Y en un beso entregarte el corazón… La vida…
Pero en el alud de la montaña,
Enterró, con realidades, tu amor, mi amor
Y  la esperanza
¡COMO QUISIERA DECIRTE LO CONTRARIO!
¡COMO QUISIERA!...
Rodríguezrodri   y Eva
Escrita por el Poeta Rodríguezrodri el Lunes 8 de noviembre de 2010
Contestada por mí, el Domingo, 26 de mayo de 2013

Derechos de Autor Reservados a nombre de los dos poetas


4 comentarios:

  1. Te ha quedado preciosa.
    Un abrazo. Rodri

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS AMIGO:

    UN COMENTARIO COMO ESTE, ES MARAVILLOSO RECIBIRLO DE TI. ¡MI GRAN POETA! ¡MI MAESTRO! GRACIAS.

    UN ABRAZO, DESDE MI TIERRA, PARA TI, EVA.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso, Eva Margarita, precioso este poema que llega a toda alma sensible en el Mundo, porque tiene o tuvo un amor tan, tan bello como el que describes.¡Y porque siempre existirán amores como éste!

    Muchos abrazos,

    Myriam

    ResponderEliminar
  4. Yo no puedo ser maestro de nada ni de nadie, yo no soy un gran poeta, es más; no soy ni tan siquiera poeta, yo siempre he sido y seré, un simple ensartador de palabras que intenta que otros vean a través de esas palabras torpemente unidas, lo que mis ojos y mi corazón ven. Tú si que eres una gran maestra y una gran poetisa y es en ti, en tus versos en los que hemos de mirarnos los que pretendemos unir palabras para que ellas formen versos y muestren a los demás el mundo que nos rodea y en el que muchas veces estamos sin ver apenas nada, sin darnos cuenta de que aparte de todo lo material y económico, también existe en él, el amor y como no, el desamor. Pues aunque creamos que le amor verdadero es para siempre, hay otros amores que no los son y es por ello que hay que vivirlos intensamente mientras estén vigente para después dejarlos ir y recordarlos con el cariño y con la bondad y la intensidad conque se vivieron.
    Repito, tú si mereces el titulo que siempre me atribuyes y me supera.
    Un abrazo Rodri.

    ResponderEliminar