.

.

Seguidores

jueves, 8 de septiembre de 2011

¡QUIEN CREYERA!




¡QUIEN CREYERA!

¡Quien creyera! ¡Era imposible!
Que existieses en mi pensamiento,
Que te encontrara, ¡menos!
Y aún así, fueras… Tan etéreo.
¡Quien creyera! Te invente desde pequeña.
Te reinventaba cada que podía
Y ahora, que te encuentro,
Solo puedo, soñar en remontar el cielo.
¡Quien creyera! Pero la estrella brillante
Que yo creara, de pedacitos de sol y luna clara
Cada vez que yo me acerco,
Se desplaza por el universo y se me escapa.
(“Está linda la mar Y el viento lleva
Una esencia sutil de azar…)
El poeta de antaño lo decía…
Mientras yo construía
Un camino de olas, viento y mar,
Para llegar ella y poderla la robar y lucir, luego
Ahora, como siempre… Con mis manos vacías
Con mis sueños intactos
Retomo los recuerdos y quiero…
Escuchar el cuento que para mí, inventaron.
¡Quien creyera! ¡Hoy, precisarte hoy!
Ya lo he escuchado.
Y eres tú, que sin saberlo, Lo repites.
Y preguntas, después,¿ Por qué te amo?
Yo quisiera saber esa respuesta
Quisiera saber, por qué ahora, has llegado.
Y entre lágrimas de dolor y alegría al tiempo
Preguntarte…¿Por qué sabes de mi tanto?.
Mientras escribo y te veo en mi pensamiento,
Le pregunto a Dios a la vida,
Al mar al cielo, al universo,
Si existes, o eres un producto de mis sueños.
                                  Eva.
Martes 23 de Agosto 2011
Derechos Reservados de Autor

sábado, 3 de septiembre de 2011

SOLO UNA PALABRA


SOLO UNA PALABRA

Esta noche recorro en mis recuerdos

La dulzura de jugar contigo.

A que, en tus amaneceres

Te besara y dejara un poco de mí, entre tus brazos.

Esta noche, recorrí en mis recuerdos,

La locura de remontar el vuelo,

Cruzar el mar y llegar lejos. Tan lejos…

Como llega el alma al cielo.

Y recordé los juegos inventados,

Las palabras sencillas

Que todo lo decían… Sin decir nada.

Y los silencios… que entre risas, y mimos, nos gustaban.

Jugamos como niños, reímos entre sueños

Robamos las estrellas y contamos luceros.

Caminamos descalzos en la arena caliente

Mientras el sol y la luna nos miraban de lejos.

Un carrito, corría y se quedo sin frenos.

Un pequeño barquito de papel se hundió… En el océano

Un frasquito de perfume se quebraba

Y su perfume, se derramo, en el suelo.

El reloj de arena, vacío quedo antes de tiempo,

De la partida de ajedrez… Me he retirado…

Y las manos vacías de nuevo han quedado,

Sin nada que ofrecer, ni recibir, al tiempo.

Solo una palabra, mal usada

Derrumbo todos mis sueños.

Y ese altar en el que yo te colocara

Se derrumbo también, con solo eso.

Ahora cada cual, vive su vida.

Sin sueños, sin locuras, sin sonrisas

El presente no existe, el pasado y el futuro menos

Y el tesoro que teníamos, lo perdimos, como se pierde el tiempo.

Una palabra, solo una, rompió aquel hechizo

¿Olvidarla? Difícil… ¿Perdonarla? Menos…

En manos de Dios dejo el olvido…

Para sanar ese recuerdo…

Eva

Sábado 3 de de Septiembre de 2011

Derechos de Autor Reservados